jueves, 22 de octubre de 2009

Sobre Gripes y Negocios Afines


Hasta la semana 28 del Calendario Epidemiológico Nacional (13-19 Julio) del presente año, en nuestro país se llegaron a reportar más de 1500 casos de gripe AH1N1 (la “Gripe Norteamericana”) diagnosticados en laboratorio, de los cuales hubo 6 fallecidos hasta esa fecha, incluida una criatura de seis meses, que murió en el vientre de su madre, también fallecida.

Actualizando estos datos, hasta la presente semana 42 del Calendario Epidemiológico (inicia el 19 de octubre), se han reportado en el mundo casi 400 mil casos de Influenza AH1N1, con un total de 4735 fallecidos en todo el orbe (Fuente OMS: 11/10/09). En todo América se han reportado más de 160 mil casos (40% de todos los casos del mundo), y 3539 muertes por este virus (75% de todos los casos globales), según fuente de la Organización Panamericana de la Salud (OPS: 16/10/09).

En el Perú, hasta el 19 de octubre del 2009 se han reportado 8724 casos confirmados de Gripe AH1N1 (apenas 2% de los casos mundiales y 5% de los casos de toda América), habiendo fallecido oficialmente (MINSA) un total de 162 personas hasta la fecha (3% del  decesos mundiales y casi 5% de decesos en América por este virus).
  

Esta noticia nos generó una preocupación nacional y mundial, nos puso a todos en una situación de ¡ALERTA! (ojo, no mencione la palabra “Alarma”).

La confusión que produjo en cada uno de nosotros y en nuestras familias, ahora que debido a la estación invernal, estamos padeciendo de diferentes cuadros semejantes; sin embargo, no debe permitirse que aflore en nosotros ninguna alarma social.

Ello sobre todo si comparamos la cantidad de casos con la Gripe Estacional, la cual ha cobrado mucho mayor cantidad de víctimas infantiles (sin contar casos totales), en lo que va del presente año en nuestro país.

El tratamiento más utilizado para combatir la gripe H1N1 es el Tamiflú (vía oral) y el Relenza (inhalador), la cual no necesariamente es la cura de dicha enfermedad, dado que muchos reportes indican que sólo es útil si se aplica en los primeros días de la enfermedad; además, por ser un virus, no existen antibióticos al respecto; y lo más importante, que dichos medicamentos no previenen contra la tan publicitada enfermedad.
Comparemos cifras y vayamos ingresando a entender este fructífero negocio del “milagroso” Oseltamivir (Tamiflú) y del Zanamivir (Relenza).

Hace unos años, todos recordamos la aparición de la no menos famosa “gripe aviar”; los noticieros del mundo, incluidos los nuestros, nos alarmaron innecesariamente sobre la temida enfermedad. Los gobiernos rápidamente se abastecieron de un medicamento, el cual compraron por millones, lógicamente para prevenir a su población.

Los resultados: durante los 10 años que duró su propagación, se produjeron cerca de 250 muertes en todo el mundo a causa de la gripe aviar, casi la mitad de las muertes que existen, hasta el momento, de la mal llamada “gripe porcina”, y realmente nada comparada con las 500 mil muertes anuales por causa de la gripe estacionaria en el mundo.

Los únicos ganadores: dos transnacionales farmacéuticas, la suiza Roche, con su famoso Tamiflú, y la británica GlaxoSmithKline, con el no menos famoso Relenza, que a pesar de las crisis en las bolsas de valores, ambas compañías cierran este año con subidas de más de 5% sobre el valor de sus acciones. Ello, sin mencionar el costosísimo valor de cada cajita de estos antivirales, imposibles para la economía de la mayoría de los peruanos.

Cabe mencionar, asimismo, a algún laboratorio privado nacional, que ya está ofreciendo “descartar” si usted tiene en su organismo el virus A; es decir, toda una paranoia.

La indicación adecuada será el NO caer en la ALARMA: la fiebre junto con el flujo nasal o dolor de garganta o la tos, no es sinónimo de gripe “porcina”.


La mejor prevención es el estado saludable de cualquier ser humano, mantener un sistema inmunológico adecuado, y ante cualquier signo de Alerta (fiebre mayor de 39°C, dolor en el pecho, dificultad para respirar, coloración azulada de la piel, náuseas, vómitos, diarreas persistentes, convulsiones, deterioro agudo de la función cardíaca) asociado a un factor de riesgo (el embarazo, el agravamiento de una enfermedad crónica como la diabetes, el asma, el cáncer, entre otros), debemos de acudir al establecimiento de salud más cercano.

La finalidad de las autoridades, universidades, sociedad civil y demás involucrados deberá ser siempre promocionar, comunicar y mantener una cultura de Prevención y de logro de una Comunidad Saludable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario