jueves, 8 de octubre de 2009

Material Descartable: ¿Reutilizable?

Las Enfermeras al Banquillo

¿Qué pasa si un instrumental quirúrgico tiene la indicación de “Usar una sola vez”, colocada específicamente por su fabricante; y el Gerente Quirúrgico de un conocido hospital limeño, decide reutilizarlo para futuras intervenciones en los servicios de Oftalmología y Cirugía General?




                 En total, se indicaron al Comité de Material Médico de Reúso volver a utilizar 15 instrumentos descartables en dichos servicios, entre el año 2008 y 2009.

Desde noviembre de 2008, un grupo de enfermeras de este hospital vienen denunciando y demostrando el hecho que los instrumentos descartables tienen lúmenes que no son 100% esterilizados, luego del proceso de lavado y esterilización; éstas son partes no desmontables con pequeños orificios o conductos muy estrechos, que no permiten una limpieza o desinfección total, como lo demuestran los restos de sangre que quedan en pinzas y agujas descartables, que fueron esterilizadas por ellas como prueba.

Este hecho generó, de inmediato, reacciones en las autoridades de salud del país, como el Colegio Médico del Perú, quien demandó rectificar dichos procedimientos seguidos en el principal Hospital del Seguro Social. La Defensoría del Asegurado de EsSalud también intervino y conminó a establecer Protocolos para la esterilización de material médico y quirúrgico reutilizable.

Manuel Peña, representante de la Oficina Panamericana de la Salud (OPS), manifestó durante su visita al Perú, en Junio del presente año, que reutilizar material “descartable” en intervenciones quirúrgicas no puede ser autorizado ni recomendado en el Perú y en el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido estrategias desde el año 2004, recomendando la No reutilización de inyectables y materiales descartables.

Debido a la denuncia de estos hechos, por parte del Sindicato Nacional de Enfermeras de EsSalud y del Sindicato de Enfermeras del Hospital Rebagliatti, la semana pasada las Secretarias Generales de ambos gremios fueron suspendidas sin goce de haber por 12 y 6 meses, respectivamente.

Las resoluciones de cese temporal, justifican las sanciones, aduciendo faltas administrativas, afirmando que no se comprobó que el material desechable reusado representara un peligro para los pacientes, generando un desprestigio a la Institución y un pánico a los asegurados. Debido a este hecho, se ha decretado un Paro Nacional de protesta de las Enfermeras de EsSalud para el miércoles 21 del presente mes.

La Defensoría del Pueblo exhortó al Seguro Social de Salud a tener en cuenta los derechos fundamentales de la libertad sindical y la libertad de expresión, antes de dictar alguna sanción. Las enfermeras actuaron en calidad de dirigentes y su objetivo fue que se investigara el tema y se establecieran responsabilidades, pero las sancionadas fueron ellas; poniéndolas, tal vez equivocadamente, en el banquillo de los acusados.

Aquí lo irónico es que las denunciantes terminan siendo denunciadas por su propia institución, aduciendo que las enfermeras no pudieron demostrar que los instrumentos descartables reutilizados pusieran en peligro la vida de los pacientes. Esta situación se ha podido comprobar en otros dos hospitales limeños de la seguridad social.

En Madrid-España, el 80% de Hospitales públicos reutilizan el material descartable, aduciendo  motivos económicos y afirman que en las instituciones privadas esto es aún más frecuente; en Canadá el 41% de los Hospitales lo hace, en Finlandia el 100% de nosocomios realizan estas prácticas aunque estén prohibidas, y en Argentina, existen muchas denuncias de esta práctica en los hospitales, aún sin tener un número exacto de realidades en sus instituciones.

Tomando en cuenta este detalle, no podríamos deducir también, que en las regiones del país, la situación sería similar, o que tal vez, en los hospitales y centros de salud del Ministerio de Salud o las sanidades de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, la situación pudiera ser mayor. No es una afirmación, pero si sería una preocupación que tal situación pudiera estarse presentando.




El paciente no lo sabe, ni es preguntado si acepta que se utilice material reusado en sus intervenciones quirúrgicas. Las enfermeras del país son las profesionales de la salud más cercanas a los pacientes, y son ellas las que guardan mayor relación paciente-proveedor. Es lógico y resaltante que las reconozcamos como “guardianas” de los derechos de los pacientes y luchadoras del bienestar de los mismos. Otros profesionales de la salud deberíamos hacer lo mismo; y por lo tanto no debemos alentar prácticas de Gerencia Médica punitivas, las cuales en muchos casos caen en la adjetivación para con la conducta descrita, la cual sería, para aquélla, ”insólita, indignante y execrable”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada